Cuando…

Cuando te tengo a mi lado
ni siquiera reparo en la rapidez mental de los relojes,
ingratos ladrones de momentos únicos.
Sacio el deseo de tenerte que se sumerge en mí como un rosario de espigas
que se cubre del sol con tu sombrilla de sonrisas.

Cuando te tengo a mi lado,
tu rapidez de pensamiento y gracia me parecen irrevocablemente pecadores
al saber que existe alguien como tu sin que exista la posibilidad de que seas un sueño
sino parte de mi realidad cotidiana.

Cuando tus labios se abren en una sonrisa,
me cobijo, en tu manantial de lujuria y deseo,
me cubro con tu manto de agridulce agonía donde vengo
a castigar el impulso puro de tenerte en mis brazos.

Cuando estoy en ti, me sorprendo
de lo fácil que es perderse en la perfección de tu cuerpo,
en la rapidez de tu sonrisa, en la placidez de tu mirada.

Me gustas.
Me gustas tanto que duele como el calor del dolor material
que existe más allá del espíritu y los bienes no terrenales,
Me gustas de una forma creciente, matemática y multiplicadora
que no se detiene a calcular cuántos besos te puedo dar en una noche,
sino cuantos puedo darte en un segundo.

Me gustas con el placer que da el sentir la carne convertirse en biblia,
el alma convertirse en deseo
y la perfección de tu desnudes convertirse en altar,
convertirse en placer multiplicador y en tristeza de despedida.

Cuando no te tengo te busco.
En cada rincón de mi mente donde vagan tus imágenes
sin identificarse, por temor a que las retenga en mi pupila
más tiempo del que son capaces de hacerse visibles,

Cuando no te tengo apelo a mis pasillos más oscuros,
al erotismo de la posición de tu espalda, al impenetrable egoísmo de tu caderas
moviéndose al compás de los latidos de mis dedos que sin saber cómo atraparte,
simplemente se contentan con dejar que te deslices, que te deshagas en un suspiro de placer
o un movimiento orgásmico.

Cuando me tocas me separo, me acelero.
Me catalizo como una reacción química que no sabe de su propia existencia.
Cuando me tocas me convierto a todas la religiones y al mismo tiempo
me abstengo de creer por miedo a que se prohíba tu presencia.

Cuando te alejas me marchito
como un placer que se rompió en mil pedazos
sin que exista un manual de instrucciones para juntar las piezas.

Cuando me tocas me desorganizo
y tiro en el desván de mi inmadurez la podredumbre de las luces sin esencia,
de las farolas sin parque, de los cuartos sin paredes,
las horas sin relojes y los caminos cubiertos de hojas secas.

Cuando estamos juntos te valoro,
a ti y a cada uno de los minutos sin segundos,
huecos como el apetito devorador de pieles,
huecos como la sinfonía de tus pupilas dilatadas.

Cuando estamos juntos me sonrojo como un niño
y me avergüenzo de mi falta de pudores,
al mismo tiempo que te hago mía sin escrúpulos, sin resacas.
Y te palpo como un cuadro de desvanes
que se olvidó de ser arte para convertirse en palabra.

Cuando estamos juntos me doy cuenta que te importo,
más allá del momento que compartimos, más allá de la hipocresía
de la monotonía, de la rutina, y la insatisfacción.

Y todo se vuelve carnaval en una mirada.
Todo se vuelve danza y piernas
que se enlazan en un baile de reptiles, de coleópteros en fuego,
de caparazones duros como el tacto de tus curvas,
del peligro de tus carreteras que siempre terminan
en túneles oscuros y húmedos. Hambrientos de mí.

Cuando conversamos te escucho
y me pierdo en tu manantial de pensamientos, de razones, de palabras con rostro.
Cuando conversamos me separo de todo y de todos, solo para sentarme alrededor de tu fogata
la que enciendes con tu pasión desapercibida, con tu ingenuidad de mariposa.

A veces te contradigo
pero en general me dejo esclavizar por el ritmo de tu dialecto
que no es parte de ninguna lengua,
es simplemente nuestro común modo de decirnos cosas sin usar palabras.
Nuestra lengua secreta.

Cuando no estás, estoy contigo
Porque te necesito. Porque quiero.
Porque sé que tú también quieres.
Porque compartimos un secreto que es nuestro
Porque compartimos un secreto que es único.

Porque compartimos…

(‹) Back to Previous Page

About the Author

Graphic and web designer, art director and photographer. Registered Nurse (at Miami Children's Hospital). College professor (Miami Dade College). Bilingual (English and Spanish)